Ruinas de Zaculeu, Huehuetenango Guatemala -4

Museo Arqueológico en Zaculeu.

Al recién ingresar, sobre su lado izquierdo se encuentra un museo que muestra distintas obras artesanales propias de los antiguos pobladores, quienes demuestran en estas piezas un verdadero dominio de la técnica.

Algunos trozos de vasijas, impregnados de color y con diseños complejos alrededor hacen difícil creer que se trata de un trabajo hecho a mano.

Como se llegar Zaculeu.

Se llega a Zaculeu por la Ruta Interamericana hacia Huehuetenango. Se puede ingresar desde el parque central (aunque cerca, sí es necesario requerir de instrucciones una vez en el lugar) pues en el área está proliferando los proyectos habitacionales que hacen difícil ubicar la entrada.

El otro camino corresponde a la carretera antigua, ingresando por la Base militar de Zaculeu. Este acceso evita tener que ingresar al centro urbano, sin embargo, concide con el anterior en que ninguno es absolutamente sencillo y ambos requieren de solicitar información para llegar y no confundir los cruces de los caminos.

Cuenta con parqueo y en su entrada se puede comprar frutas, bebidas, golosinas y algunas comidas.

Está abierto al público desde las 8:00 hasta las 17:00, contando con un museo que exhibe variadas piezas de cerámica.

En mam era Xinabajul y ahora es conocida por su nombre k’iche’, Zaculeu. Este sitio es un atractivo importante de la región montañosa del departamento de Huehuetenango.

Enclavada en el corazón de los Cuchumatanes, Zaculeu es una joya de la fusión cultural de la región. Según antiguas tradiciones, los dioses quisieron juntar todas las bellezas de la tierra en un solo lugar y lo hicieron como apretando el terreno, que es lo que significa Cuchumatanes.

Justo en el corazón de tanta belleza, antiguos pobladores del Período Preclásico fundaron la ciudad que con el paso del tiempo se convirtió en la capital del señorío mam.

La ciudad fue fundada junto al río Selegua, que puede verse desde los restos actuales, y al oeste de la actual cabecera departamental de Huehuetenango, desde donde se llega por una carretera asfaltada que se recorre en pocos minutos.

Es considerada por los arqueólogos como un interesante punto de encuentro de culturas que servía de enlace a los pueblos de lo que hoy es México, del Norte en Petén y los del altiplano central, como es el caso de Kaminaljuyú. Todas estas culturas convergieron en un mosaico cultural en donde Zaculeu brillaba con luz propia y de cuyos vestigios es testigo el visitante actual.

Uno de los elementos que caracteriza a este sitio arqueológico es el hecho que tenga elementos culturales asimilados de diversos grupos, lo que hizo que sus habitantes se convirtieran en un pueblo cosmopolita. Sus pobladores hablaban mam y náhuatl, según el historiador Salvador Montúfar.

La mayoría eran bilingües, debido a la fuerte influencia que recibieron por su situación geográfica. Sin embargo, pese a sus avances, los mames no dejaron escrito nada, por lo que la tradición oral ha jugado una importancia capital en la conformación de la identidad de los habitantes de toda la región.

La historia cuenta que hacia 1524, Zaculeu era la fortaleza mam en que se atrincheró durante dos meses el rey Kaibil Balam a la llegada de los españoles.

Las huestes extranjeras dirigidas por Gonzalo de Alvarado sitiaron la ciudad y los forzaron a rendirse debido al hambre. Luego de su rendición Zaculeu dejó de ser importante en la región ya que sus habitantes fueron obligados a realizar trabajos forzados en diversos lugares.

Así lo refiere con lujo de detalles el manuscrito de Antonio Fuentes y Guzmán, la Recordación Florida, escrita en el siglo XVII.

¿Qué Opinas?

Comentarios

Related posts