El códice Dresde

9c9835f4-e2a1-4833-9042-0220bf4360bc_879_586  La cultura  maya fue “la única  que escribió en monumentos, en vasijas, en códices. Ellos eran proclives a narrar sus historias”, comparte Fahsen.

“A diferencia de los toltecas, olmecas y los incas, los mayas sí tenían forma de unir los glifos en un sistema de lectura completo”, agrega Fahsen.

Para los arqueólogos Camilo Luin y Ernesto Arredondo, la salida de estos códices pudo obedecer al pago del Quinto real o el Quinto del rey, un tributo que se pagaba cuando se cazaba una presa o se descubría un tesoro.

Entre los códices que los españoles se llevaron a Europa pudo haber estado el de Dresde, llamado así porque en la actualidad se conserva en la biblioteca que lleva el mismo nombre, en Alemania.

¿Cómo llegó hasta ahí? Fahsen tiene una explicación bastante lógica. Pudo haberse tratado de un regalo para Carlos V (1500-1558), quien era nieto de los reyes católicos, y de Maximiliano I de Habsburgo y María de Borgoña, de quienes heredó los territorios austríacos y el derecho al trono.

El códice  Dresde, el más bello, está en la Biblioteca Real de Sajonia, en Alemania y llegó desde Viena. En 1740 ya aparecía en el inventario de la biblioteca de Dresde, cita el libro Los códices, escrito por Fahsen y Daniel Matzul.

El Códice Peresiano fue adquirido por la Biblioteca Imperial de París, en 1832. Incluso durante algún tiempo estuvo extraviado hasta que el mayista León de Rosny lo encontró.

Los arqueólogos Luin y Arredondo consideran que este patrimonio llegó a España porque fue entregado como tributo o regalo diplomático, pero al igual que otros especialistas, coinciden en que la salida del continente americano sigue siendo un misterio.La maya fue “la única cultura que escribió en monumentos, en vasijas, en códices. Ellos eran proclives a narrar sus historias”, comparte Fahsen.

¿Qué Opinas?

Comentarios

Related posts