La antigua ciudad de Sak Nikte’ (Flor Blanca), Petén Guatemala

panel glficoFlor Blanca
La antigua ciudad de Sak Nikte’ (Flor Blanca), ahora conocida como La Corona, se ubica al norte de Perú Waka’ y al este de Tikal, en Petén.

Panel de piedra caliza que muestra dos jugadores de pelota, con fecha del 690 d. C. Fue adquirido por el Art Institute of Chicago en 1965.

Panel glífico descubierto in situ en el 2005. Pertenece al grupo Coronitas.

La Reconstrucción del sitio arqueológico muestra cómo lucía La Corona durante su apogeo.

Debe su nombre a un conjunto de cinco templos que se asemejan a una corona. A pesar de ser un sitio de tamaño modesto, esta ciudad maya constituye uno de los centros más importantes de la región, pues su ubicación la identifica como un punto crítico y estratégico para el intercambio y comunicación entre Calakmul —una poderosa ciudad situada en el sureste del estado mexicano de Campeche y rival de Tikal— y el sur de Petén.

De acuerdo con Tomás Barrientos, director del Departamento de Arqueología de la Universidad del Valle de Guatemala, “la ciudad se desarrolló durante el período Clásico, del 300 al 800 d. C., y fue un aliado clave para Calakmul, por su estratégica ubicación”.

Señor de la Montaña Pedernal, Peten Guatemala -4

Descubrimientotitulo-prensalibre-print_PREIMA20120916_0030_37

La ciudad es descubierta en 1915, se hacen investigaciones científicas parciales. En el 2008, el proyecto de investigación San Bartolo-Xultún retoma los trabajos, los cuales continúan.

Ciudades vecinas

El sitio arqueológico Xultún, ubicado a 620 kilómetros de la capital guatemalteca, ha sido poco explorado a lo largo del tiempo, pese a ser una ciudad de grandes dimensiones.

Se encuentra ubicada a ocho kilómetros de otra ciudad maya, San Bartolo, que también es reconocida por poseer hermosos murales y porque en fecha reciente se descubrió la existencia de una tumba.

Se calcula que el sitio San Bartolo tiene una extensión de dos kilómetros cuadrados y su investigación ha sido un tanto lenta, por lo que el grupo de arqueólogos dirigidos por William Saturno, de la Universidad de Boston, y Patricia Rivera, consideran que descubrir los secretos de Xultún podría llevarles entre 15 y 20 años más de trabajos.

Se sabe que Xultún tuvo interacción con Tikal (Sa’ah), debido a que el glifo emblema de esta ciudad se encontró en una estela. La naturaleza de esta alianza es poco clara aún, pero probablemente involucre el ascenso real de algún miembro de la dinastía Xultún, basados en la iconografía del trono de jaguar.

Los monumentos también aluden al sitio b’u-k’a —Los Alacranes—, en México, y a un tal reino Ik, en alguna parte del centro de Petén. Inf Prensa Libre.

Señor de la Montaña Pedernal, Peten Guatemala -3

Señor de la Montaña PedernalMisterioso nombre

Según las evidencias halladas en Xultún, se calcula que esta ciudad fue fundada en el año 300 a.C. Por lo tanto, pertenece al período Clásico. Alcanzó su máximo esplendor del año 450 al 600 d.C., derivado de su ubicación geográfica y su topografía, ya que se ubica en áreas elevadas de Petén, rodeadas de bajos que favorecen la agricultura.

Los hallazgos revelan que el sitio entró en decadencia a partir del año 900 d.C., como consecuencia de la degradación del medioambiente y también de problemas sociopolíticos.

Persiste la polémica por el nombre de esta ciudad, debido a que el glifo emblema, encontrado aquí y en otros sitios, aún no tiene un significado claro. Según Alejandro Garay, de la Escuela de Historia de la Usac, una de las lecturas más aceptadas es la propuesta en el 2004 por los epigrafistas Garrison y Stuart: Baax Witz Ajau, lo cual se podría traducir como “Señor de la Montaña Pedernal”.

Señor de la Montaña Pedernal, Peten Guatemala- 2

9Dinastía Xultún

Las estelas encontradas en Xultún revelan una secuencia de reyes desde el Clásico Temprano. “Esto puede ser un indicador de los linajes que estuvieron presentes en la región y también puede dar indicios de que hubo contacto con regiones como El Naranjo”, refirió Rivera.

Las fechas inscritas en algunos monumentos revelan que hubo una secuencia dinástica de al menos 34 gobernantes, que abarcó 450 años.

Las investigaciones también destacan evidencia de que Xultún mantuvo contacto con ciudades como Tikal, Caracol, en Belice, o Los Alacranes, en México.